“Cada desafío resuelto es un negocio”

Dos jóvenes emprendedores ven el potencial en las “nueces de tigre” o chufas

Prince Oppong (derecha) y su equipo comienzan la producción de un lote de bebida de chufa. Foto: PNUD Ghana / Priscilla Mawuena Adjeidu

Prince Oppong estudiaba ciencias en la Universidad de Cape Coast cuando le vino a la mente una idea:

“Un día, después de clases, vi a una mujer vendiendo chufas y me hice la siguiente pregunta: ¿por qué solo vendemos este producto crudo y no procesado en forma de leche?”

A pesar de lo que pueda parecer, la chufa no es una clase de fruto seco sino un rizoma tuberoso (cyperus esculentus lativum). Se cultiva en muchos lugares del mundo y es extremadamente rica en fibra, ácidos grasos, vitaminas y minerales.

En Occidente está adquiriendo fama de ser un superalimento. En Ghana se llama “atadwe” y, aunque se encuentra en el país con total facilidad, no se ha explotado suficientemente su potencial como planta de cultivo.

Un granjero muestra sus chufas recién cosechadas. Foto: PNUD Ghana / Priscilla Mawuena Adjeidu

Prince habló con un compañero de clase, Sampare Owusu Banahene, y entre los dos se propusieron cambiar la imagen que existe en Ghana de esta planta.

En 2018, los dos jóvenes de 24 años, ilusionados con la posibilidad de tener su propio negocio, decidieron quedarse en el campus de la universidad durante sus vacaciones para poder ampliar su investigación. Descubrieron que, además de para leche, la chufa podía emplearse en la elaboración de galletas nutritivas, así que decidieron realizar algunas experimentos.

Con el dinero de su bolsillo y ayuda de sus familias, Prince y Sampare alquilaron un local en el campus y lo transformaron en un pequeño laboratorio. Tras la correspondiente inspección, la Autoridad Alimentaria les dio permiso para abrir una pequeña empresa. Y así nació Tiger House Limited.

Prince y Banahene sostienen con orgullo sus productos de chufa frente a su fábrica. Foto: PNUD Ghana / Priscilla Mawuena Adjeidu

Cuenta Prince que en poco tiempo la producción dejó de dar abasto porque los habitantes de las localidades cercanas al campus se enteraron de la existencia de las bebidas y las galletas y empezaron a hacerles pedidos. Para satisfacer la demanda necesitaban construir una factoría más grande.

Fue en ese momento cuando intervino uno de sus profesores, el decano de ciencias físicas David Kofi Essuman.

“Nos dijo que había comprado nuestros productos. Nos invitó a su oficina y nos preguntó cómo nos podía ayudar. Le respondimos que necesitábamos más espacio para trabajar y prometió ayudarnos. La verdad, él fue quien nos instaló esta enorme planta”, dice Prince.

En 2019, la factoría estaba lista, pero necesitaba equiparse. En ese momento, fue cuando los jóvenes socios conocieron la iniciativa Youth Innovation for Sustainable Development (YISD) Challenge, apoyada por el PNUD y la Autoridad Nacional para la Juventud. Este hecho tuvo un valor incalculable.

La línea de producción de Tiger House fabricada localmente fue posible gracias a una subvención del PNUD. Foto: PNUD Ghana / Priscilla Mawuena Adjeidu

“La subvención fue un regalo de Dios e hizo posible el proyecto. Nos permitió finalizar nuestra línea de producción en colaboración con un fabricante local y construir una trituradora, una lavadora, una máquina de separación, un tanque contenedor, una pasteurizadora y una amasadora para las galletas. También incrementamos nuestra capacidad de producción, pasando de 100 botellas de leche mensuales a 8.000, así como también las galletas: de 100 paquetes a 4.000. Nuestra cartera de pedidos también se ha expandido y ahora suministramos regularmente a clientes en Tarkwa, Kumasi, Accra y Cape Coast”, explica Prince.

El aspecto de la incubadora de empresas de YISD Challenge les dio una buena exposición. Prince conoció a otros jóvenes con inquietudes similares y de los que aprendió mucho. “Esta conexión te hace sentir que no estás solo a la hora de enfrentar los desafíos que uno va encontrando”.

Cualquier día normal se puede ver a Prince y a su equipo en la línea de producción moliendo chufas en una molienda y pasando la harina por un cedazo para separar la cáscara del jugo. Luego, el jugo pasa a un tanque contenedor para proceder a la extracción del almidón, posteriormente a una pasteurizadora para eliminar los microorganismos y, finalmente, al embotellado.

El proceso completo dura aproximadamente una hora.

Las chufas se muelen durante la producción. Foto: PNUD Ghana / Priscilla Mawuena Adjeidu

Tiger House tiene ocho empleados a tiempo completo y cinco agentes de ventas eventuales. También cuenta con 60 agricultores registrados que suministran los tubérculos en bolsas de 80 kilogramos que pueden pagarse a un precio de hasta US$ 70, dependiendo de la temporada.

El éxito de la empresa hizo que 60 agricultores volvieran a dedicar su producción a la chufa.

“Antes la cultivábamos, pero nos llevaba mucho tiempo venderla y no era rentable. Algunos dejamos de cultivarla y nos pasamos a las cebollas y los tomates, hasta que Prince y Sampare empezaron a venir a comprar”, dice Kwaku Asempa.

Algunos de los productos que se elaboran actualmente son las galletas de chufa, la leche y el spray de almidón. Foto: PNUD Ghana / Priscilla Mawuena Adjeidu

La empresa tiene planes de empezar a trabajar con copos de cereales, yogures y aerosoles de almidón y ya tiene incluso prototipos. Según Prince, de cuatro kilogramos de chufa se pueden sacar 50 bebidas y su cáscara sirve para 100 galletas. Los dos emprendedores tienen puestas muchas esperanzas en conseguir más inversionistas para cubrir las necesidades de sus nuevos proyectos, como la compra de furgonetas frigoríficas para transportar las bebidas de leche y una línea completamente automatizada para ampliar el periodo de conservación de sus bebidas de dos meses a un año.

Este periplo ha demostrado a Prince y a Sampare que, independientemente de los obstáculos que vayan surgiendo, ellos tienen capacidad para afrontarlos.

“En Ghana existen muchos desafíos y cada desafío resuelto es un negocio”, dice Prince.


Texto: Praise Nutakor y Sylvia Senu / PNUD Ghana
Fotos: Priscilla Mawuena Adjeidu / PNUD Ghana

Publicado previamente en
https://undp.medium.com el 21 de septiembre del 2021.

Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo

Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo