En Nigeria, el fútbol construye amistad entre las comunidades

El Programa la Paz a través del Compromiso Deportivo está ayudando a las personas a reconstruir la confianza intercomunal, sanar de los efectos del conflicto y cultivar la tolerancia, todo el componente crítico de la cohesión social.

En 2014, Mohammed Umaru huyó de su ciudad natal Bama, en el estado de Borno, después de una insurgencia golpeó al noreste de Nigeria. Sus dos hermanos y madre menores fueron secuestrados, y también perdió sus medios para ganarse la vida.

Con la paz que comienza a regresar, Mohammed viajó a casa para comenzar de nuevo con la esperanza de reunirse con su familia. Al regresar, conoció a otras personas de tribus y antecedentes diferentes en uno de los campamentos de desplazados internos establecidos por el gobierno.

“Cuando regresé por primera vez a mi comunidad y vi a nuevas personas, me sentí bastante incómodo”, dijo.

En los campamentos, las personas de diferentes tribus, orígenes y contextos viven juntos. Con mucho desconocimiento sobre las culturas y la forma de vida de los demás, las tensiones y los malentendidos han ocurrido con frecuencia entre los miembros de la comunidad de acogida y los desplazados, y dentro de la propia comunidad desplazada, evitando que los grupos construyan confianza y respeto mutuos. La situación de seguridad volátil sigue siendo una preocupación predominante, con el riesgo de brotes, escaladas o recurrencias de los conflictos entre comunidades.

Mohammed, aún tratando de procesar el secuestro de su familia, tiene más que suficiente problemas con los cuales lidiar.

“No duermo bien por las noches y tengo esta ira acumulada dentro de mí y, a veces, vierto mi ira en las personas desplazadas ante cualquier oportunidad”.

El PNUD en virtud del l Proyecto de Apoyo para la Reconciliación y la Reintegración con financiamiento de la Unión Europea ha iniciado “Paz a través del compromiso de los deportes” en los lugares afectados por la insurgencia. El objetivo es fortalecer la participación social y reconstruir la confianza intercomunal.

El PNUD en virtud del Proyecto de Apoyo para la Reconciliación y la Reintegración con financiamiento de la Unión Europea ha iniciado “Paz a través del compromiso de los deportes” en los lugares afectados por la insurgencia.

El programa brinda a 500 jóvenes de los campamentos y la comunidad anfitriona en Bama, la oportunidad de entrenar y jugar en los torneos de fútbol que construyen aptitud física, mejoran la salud mental, abordan frustraciones, aportan a la construcción de equipos y el espíritu comunitario para disminuir las tensiones que a menudo pueden conducir a conflictos.

Antes del programa Mohammed no se mezclaba con otros, prefería quedarse con amigos de su propia comunidad.

“Nunca confiamos en personas nuevas que entraban porque pensamos que la mayoría de ellos están aquí para causar molestias o causarnos más daño”, dice. “Esta paz a través del programa deportivo llegó en el momento adecuado”.

Cada equipo mezcla a los jugadores de la comunidad de acogida y los desplazados y, a través de él, Mohammed aprendió que no tenía que sospechar de las personas que no eran de su propia comunidad.

“Comenzamos un torneo de partidos y generamos confianza y unidad, porque debes confiar en tus compañeros de equipo para un buen desempeño, por lo que me hizo confiar en otras personas y que me relacionara bien con ellos”, dijo.

“Nunca confiamos en personas nuevas que entraban porque pensamos que la mayoría de ellos están aquí para causar molestias o causarnos más daño”, dice Mohammed Umaru. “Esta paz a través del programa deportivo llegó en el momento adecuado”.

Las personas de diferentes comunidades también discuten porque no saben cómo relacionarse con las experiencias que son diferentes a las suyas. A nivel comunitario, el deporte ha sido una herramienta utilizada para fomentar los fuertes vínculos de la comunidad, promover la cohesión social y reducir las tasas de criminalidad. Este programa también proporciona una fuente de diversión positiva para que los jóvenes se expresen y adquieran habilidades sociales, de liderazgo, diálogo y resolución de conflictos. Las Naciones Unidas reconocen los deportes como críticos para la salud y el bienestar, pero también porque tienen el poder de cambiar las percepciones, los prejuicios y el comportamiento, combatir la discriminación y desactivar el conflicto.

El proyecto está ayudando a las personas a reconstruir la confianza intercomunal, sanar los efectos del conflicto y cultivar la tolerancia, componentes críticos de la cohesión social. El proyecto apoyado por la UE tiene como objetivo mejorar la estabilidad a través de la provisión de alternativas a la violencia y la mejor cohesión social y se implementa como una asociación entre el PNUD, la OIM y UNICEF en los estados de Borno, Adamawa y Yobe.

Mohammed está agradecido por la posibilidad de demostrar sus habilidades y olvidar, incluso por un corto tiempo, el trauma que él y su familia están enfrentando.

“En este momento, soy el mayor anotador, y estoy muy feliz. Las personas en la comunidad se reúnen para ver los torneos y deliberar sobre las actuaciones del partido, lo que ha ayudado a fortalecer la cooperación y construir la confianza mutua. Aunque todavía pienso en mi madre y sus hermanos, me siento mucho mejor con este programa, tengo menos ira acumulada porque los deportes me han ayudado a relajar mi mente y sentirme más libres con otras personas”.

El programa brinda a 500 jóvenes de los campamentos y la comunidad anfitriona en Bama, la oportunidad de entrenar y jugar en los torneos de fútbol que construyen aptitud física, mejoran la salud mental, abordan frustraciones, aportan a la construcción de equipos y el espíritu comunitario para disminuir las tensiones que a menudo pueden conducir a conflictos.

Historia y fotos por PNUD Nigeria

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store