La alfabetización digital abre un nuevo mundo durante la COVID-19

Basanti Sethy, de 71 años, usa sus nuevas habilidades digitales para pagar sus servicios públicos en línea. Foto: PNUD India

Basanti Sethy, de 71 años, viuda y residente en el barrio marginal de Gojabayani en Bhubaneswar, asegura que su teléfono inteligente le abre ventanas a un mundo nuevo. Se dio cuenta de lo que la tecnología puede hacer cuando comenzó a usar la aplicación móvil PhonePe para pagar sus servicios públicos.

“Comencé a usar Ola para reservar viajes en automóvil y comencé a pagar en línea la electricidad y otras facturas con PhonePe”, dice feliz.

Sethy también compra medicamentos periódicamente mediante otras aplicaciones y busca información sobre la pandemia de la COVID-19.

El analfabetismo digital ha impedido que grandes sectores de personas mayores y personas con discapacidad se beneficien de la tecnología en la India. Para ellos, los servicios esenciales como reservar un taxi, transferir dinero o solicitar un plan de protección social del gobierno todavía significan depender de un familiar o vecino, o caminar penosamente hasta un banco o una oficina gubernamental y esperar largas colas.

Personas esperando en una cola para recibir servicios gubernamentales. Foto: Shutterstock

La pandemia ha agravado el problema en dos aspectos. Dado que los adultos mayores corren un mayor riesgo de infectarse, el distanciamiento social se ha vuelto aún más importante. Y el desafío de obtener elementos esenciales como medicamentos, atención médica o incluso servicios bancarios durante el confinamiento ha afectado la salud mental. En la India, cerca del 10% de su población tiene 60 años o más.

La asociación entre el PNUD y el Departamento de Seguridad Social y Empoderamiento de Personas con Discapacidades (SSEPD) del Gobierno del Estado de Odisha ha ayudado no solo a impartir conocimientos digitales sino también financieros a través de la ayuda de voluntarios locales y de organizaciones de la sociedad civil y de ONGs.

Así, más de 20.000 residentes ancianos, incluidas personas con discapacidad, ahora están alfabetizados digitalmente en Cuttack, Bhubaneswar y Puri, las tres ciudades del estado de Odisha.

Un nuevo estudio muestra que se espera que el auge de los teléfonos inteligentes en India alcance los 829 millones en 2022.

La mayoría de la gente tiende a optar por teléfonos inteligentes económicos, que cuestan menos de USD 54.

Madhusmita Sahoo, voluntaria, entrenando a un grupo de personas mayores en Cuttack, Odisha. Crédito de la foto: PNUD India

“También usamos nuestro propio teléfono para demostrar aplicaciones y canales de redes sociales”, dice Madhusmita Sahoo. “Al tratarse de un área nueva, las orientaciones se realizan antes del inicio de la formación en plataformas digitales. Las actividades grupales, las discusiones informales con voluntarios y los cuentos populares juegan un papel clave en el programa educativo. Las tarjetas flash se utilizan para capacitar a los beneficiarios que no poseen un teléfono inteligente ”.

Durante la orientación, los capacitadores ayudan a navegar por teléfonos inteligentes, usar motores de búsqueda, solicitar beneficios gubernamentales como el kit de discapacidad, solicitar cambios en la tarjeta Aadhaar, pagar facturas de servicios públicos en línea, reservar un taxi, conectarse con sus seres queridos en las redes sociales, hacer videollamadas a través de WhatsApp e incluso a obtener entretenimiento. Las sesiones son breves y se llevan a cabo varias veces para que los participantes puedan comprender los conceptos.

La capacitación también ayuda a las personas mayores a acceder al sitio web de SSEPD donde pueden registrarse en los esquemas de protección social del gobierno, solicitar reclamos, ayudas por discapacidad y pensión de vejez, ya sea utilizando teléfonos inteligentes o yendo a Jana Seva Kendra para hacer uso de muchos otros servicios gubernamentales.

Las ventajas de la digitalización nunca fueron más claras que en medio de la pandemia para B Narasingh, de 57 años, un residente de Cuttack que hace unos tuvo un accidente debilitante. Narasingh ahora solo puede caminar con una muleta y ha estado tratando de obtener una pensión bajo el esquema SSEPD. La pandemia complicó aún más las cosas.

“Anteriormente, requería mucho esfuerzo solo para solicitar la pensión bajo el esquema SSEPD. Me di por vencido porque no podía poner tanto esfuerzo. Pero cuando un voluntario me ayudó a solicitar la pensión en línea, me ahorró tiempo y dinero. Ahora sé algunos conceptos básicos y también ayudaré a otros ancianos como yo a obtener beneficios bajo el esquema SSEPD ”, dice Narasingh.

Hay una sonrisa en el rostro de Renuka Das estos días. La ama de casa, de 69 años, no hizo mucho con su teléfono inteligente que su nieto le regaló hace un tiempo. Ahora, después de haber aprendido a usar aplicaciones y navegar por la red, no puede esperar para compartir sus nuevas habilidades con quienes la rodean. Un brillo juvenil está de vuelta en sus ojos.

La ama de casa Renuka Das, de 69 años, ahora pide comida, mira sus telenovelas favoritas usando su aplicación móvil. Foto: PNUD India

El programa no solo ha alfabetizado a los ancianos, sino que también ha hecho que el aislamiento social provocado por la pandemia sea un poco más fácil de soportar. La tecnología ha demostrado ser un gran igualador en un mundo desigual.

Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo

Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo