“La educación nos ayudará a construir un futuro”.

La escuela secundaria para niñas Al-Haj reabrió sus puertas tras haber estado cerrada debido a la pandemia de la COVID-19.

Zena Khalid, de 13 años, disfruta de una novedad: regresar a su escuela recientemente renovada en Mosul, Iraq.

La escuela secundaria para niñas Al-Haj reabrió sus puertas tras haber estado cerrada debido a la pandemia de la COVID-19. Ha sido un período difícil para las niñas y sus maestros, quienes tuvieron que enfrentar la continuidad de su aprendizaje y la falta de interacción social. Zena ha extrañado a sus amigas y profesores y está emocionada de volver.

“Estudiar de forma remota fue difícil de entender. Ahora que estamos de regreso en la escuela, puedo hacer preguntas y comprender mejor mis materias”, dice.

Toda una generación de jóvenes estudiantes iraquíes como Zena vio cerrar sus escuelas debido a la pandemia de la COVID-19.

Previo a eso, la escuela sufrió graves daños durante el conflicto de ISIL. Es una de los cientos de escuelas que se han reconstruido y renovado con el apoyo del Fondo de Financiamiento para la Estabilización del PNUD.

La escuela secundaria para niñas Al-Haj Younis sufrió graves daños durante el conflicto de ISIL. Es una de varios cientos de escuelas que se han reconstruido y renovado con el apoyo del Servicio de Financiamiento para la Estabilización del PNUD.

Las estudiantes y maestras de Al-Haj Younis se están adaptando a las nuevas medidas de seguridad ante la COVID-19. Los maestros se aseguran de usar máscaras durante todo el día, a la vez que dedican tiempo a compartir información sobre la COVID-19. Para garantizar el distanciamiento social, las escuelas solo abren unas pocas horas al día.

Esto plantea nuevos desafíos para los docentes, ya que deben impartir clases en un tiempo más corto. “Una clase a la semana no es suficiente para que las niñas comprendan los conceptos a fondo. A veces, necesitamos acortar las lecciones”, dice Eman Ali Kurgi, que enseña árabe.

A pesar de los desafíos, Eman se alegra de volver a enseñar en persona. “Al pasar mis días sin encontrarme con mis alumnas sentía que faltaba una parte integral de mí. El vínculo que compartimos entre alumnas y profesores es como una familia”.

La directora de Al-Watan, Sana’a Abdulrazaq Abdullah, ha vivido en Mosul toda su vida. Fue testigo de la destrucción de su amada escuela durante el conflicto de ISIL, que la afectó más que el daño a su propia casa. “Mosul es una ciudad de cultura y conocimiento. Quedamos devastados cuando perdimos tanta infraestructura”, dice.

Las estudiantes y maestras de Al-Haj Younis se están adaptando a las nuevas medidas de seguridad de la COVID-19. Para garantizar el distanciamiento social, las escuelas solo abren unas pocas horas al día. Esto plantea nuevos desafíos para los docentes, ya que deben impartir lecciones en un tiempo más corto.

Debido a que muchas de las estudiantes están luchando financieramente a causa de la pandemia, Sana’a les compró mascarillas y desinfectantes. “Todos los días, antes y después del horario escolar, higienizamos el campus a fondo. Soy consciente de la situación económica de nuestros estudiantes, por lo que incluso compramos máscaras para aquellas que no podían pagarlas”, dice.

La escuela tiene más de 190 estudiantes, una fracción de lo que solía ser antes del conflicto. Debido al cambio de ubicación y al espacio limitado en la instalación temporal, muchas estudiantes abandonaron la escuela. “Quiero brindar servicios de Internet y electricidad dentro de la escuela. Especialmente para aquellos que no pueden asistir, quiero realizar mis lecciones en línea y llegar a ellas”, dice Sana’a.

Batool Talal Hamad y los demás profesores de la escuela primaria para niñas Al-Watan tuvieron que trasladarse a barrios más pequeños después de que su escuela fuera destruida. “Estábamos todos hacinados en una pequeña instalación que estaba deteriorada. No fue fácil trabajar, especialmente durante el invierno y la temporada de lluvias. Estamos felices de volver a la escuela”, dice. “Quiero que mis alumnas sueñen en grande”.

Aisha Ammar Mohammad Khalifa también está feliz de estar de vuelta en el aula, quien a los nueve años ya sabe que quiere ser doctora. Le resultó difícil estar lejos de la escuela, ya que extrañaba levantar la mano en clase para responder las preguntas de la maestra. “Debo estar físicamente presente en el salón de clases para poder hablar con mis amigos y compartir mis pensamientos con mis maestros”, dice.

“Quiero que mis alumnas sueñen en grande”, comparte la profesora Batool Talal Hamad.

Nour Nour al-Huda Mohammad, de 12 años, es una compañera de clase de Aisha. Sentada tranquilamente con su mascarilla puesta, inclinada sobre sus libros, le encanta ir a la escuela y, en particular, sus clases de matemáticas.

Nour quiere convertirse en periodista algún día. “Quiero escribir historias para que la gente en Iraq las lea y esté informada”, dice.

La rehabilitación de la escuela secundaria Al-Haj Younis y la escuela primaria Al-Watan recibió el apoyo del Reino Unido y la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional.

El PNUD continúa rehabilitando instalaciones educativas a través de su Mecanismo de Financiación para la Estabilización, incluidos jardines de infancia, escuelas primarias y secundarias, institutos técnicos y edificios universitarios. Solo en Mosul, se han rehabilitado 163 escuelas y 34 están en proceso de restauración. Se han completado unas 1.009 escuelas y otras 375 instituciones más están en desarrollo.

La iniciativa está reviviendo las esperanzas de mujeres jóvenes y niñas como Zena, que ahora pueden volver a soñar; y Zena no tiene dudas sobre su futura carrera.

“Quiero ser ingeniera. Quiero que otras jóvenes como yo en Iraq comiencen a estudiar de nuevo. La educación nos ayudará a construir un futuro”.

El PNUD continúa rehabilitando instalaciones educativas a través de su Mecanismo de Financiación para la Estabilización, incluidos jardines de infancia, escuelas primarias y secundarias, institutos técnicos y edificios universitarios. Solo en Mosul, se han rehabilitado 163 escuelas y 34 están en proceso de restauración.

Historia del PNUD en Iraq; Fotos de PNUD Iraq/Moyasser Nasseer

Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store