Dulces sueños hechos de abejas

Lo que comenzó como un amor de adolescente por las abejas se ha convertido en el trabajo de toda una vida. Después de terminar la secundaria, Javier y su hermano Minor compraron los primeros enjambres para comenzar la cría de abejas en casa.
A Javier le duele ver cómo, año tras año, en los terrenos cercanos a su casa, se van perdiendo la cantidad de árboles y plantas que les proporcionan el néctar que las abejas necesitan para producir su miel.
En un buen año Javier produce entre 1.000 y 1.250 kilos de miel.
Javier dedica la mitad de sus abejas a contratarlas como servicio de polinización de melones, y en ocasiones de café. La otra mitad está destinada a la producción de miel.
Rojas dice que solía tener limitaciones considerables para desarrollar su pasión por la apicultura. Si un traje de protección se rompía, tenía que arreglarlo porque comprar otro significaba que tenía que viajar a San José o Alajuela, y no siempre tenía el dinero.

Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store