Mejorar las condiciones de detención en Benín

Los presos aprenden carpintería. Las Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos, conocidas como Reglas Nelson Mandela, exigen que los reclusos sean empleados activamente durante una jornada laboral normal y que se imparta formación profesional en oficios útiles, especialmente para los reclusos jóvenes. Foto: SNU Benín/Yezael Adoukonou

La misión de una prisión es “proteger a la sociedad, garantizar que se apliquen las sanciones, promover la rehabilitación de los reclusos y preparar su reintegración socioprofesional”, dice Serge Oké, administrador de la prisión civil de Abomey en Benín. Pudo obtener el apoyo del PNUD a través del Proyecto de Apoyo para la Mejora del Acceso a la Justicia y la Rendición de Cuentas, implementado por el Ministerio de Justicia y Legislación.

“Pude participar en una sesión de formación para directores de prisiones sobre la administración de las unidades penitenciarias. Esta formación nos ha brindado las habilidades para realizar tareas administrativas. Ahora tenemos más confianza en la conducción de nuestra misión”, comentó.

Abomey es una de las tres cárceles civiles de Benín. A fines de 2020, albergaba a 1.227 presos en cinco hectáreas de terreno.

Prisión de Abomey. Foto: PNUD Benín/Elsie Assogba

El PNUD apoyó un sistema integrado de gestión penitenciaria — llamado SIGEP — y ayudó a capacitar al personal del registro y a las autoridades penitenciarias sobre su uso. Este sistema es una herramienta de toma de decisiones, que se instaló en 2019. Proporciona información en tiempo real sobre la situación de la prisión y las condenas que están cumpliendo los infractores.

Atención psicosocial para reclusos

La vida en prisión no es fácil para los reclusos que a menudo tienen que enfrentarse al aislamiento y la inactividad. Las visitas a las cárceles se han suspendido para frenar la propagación de la COVID-19. Para reducir el riesgo de que los detenidos sufran depresión y otros problemas de salud mental, el PNUD ha contratado a siete profesionales médicos y tres psicólogos, todos Voluntarios de las Naciones Unidas.

“Desde la llegada del médico hace dos meses, se ha mejorado la atención médica de los detenidos. Él está disponible para ellos las 24 horas del día y supervisa el trabajo de la enfermera”, dice Serge Oké.

Para reducir el riesgo de que los detenidos sufran depresión y otros problemas de salud mental, el PNUD ha contratado a siete médicos y tres psicólogos, todos Voluntarios de las Naciones Unidas, incluido el Dr. Edouard Kpahè. Fotos: PNUD Benín/Elsie Assogba

“Todos los nuevos internos son recibidos sistemáticamente en la enfermería para su consulta. Tomamos nota de su estado de salud. Si padecen enfermedades “simples”, aquí los curamos, pero cuando tienen dolencias específicas como tuberculosis, VIH/SIDA, problemas ORL o necesitan cirugía, los derivamos al Centro Hospitalario Departamental de Abomey para ser tratados por especialistas”, dijo Edouard Kpahè, médico y Voluntario de las Naciones Unidas en la prisión civil de Abomey.

Un médico y un psicólogo fueron asignados a la prisión civil de Parakou. Como resultado, unos 300 reclusos ya han recibido atención. Unos 169 internos que ingresan o salen de la prisión han podido recibir apoyo psicológico, para su adaptación al entorno penitenciario y en la preparación de su reintegración, con miras a prevenir la reincidencia delictiva, y 227 internos se han beneficiado de los servicios médicos.

En la lucha contra la COVID-19, el PNUD ha equipado los centros de prisión preventiva y las cárceles civiles con 110 dispositivos de lavado de manos, 48.200 mascarillas médicas protectoras reutilizables, 2.710 frascos de desinfectante de manos, 11 termómetros infrarrojos y 1.500 guantes de látex en beneficio de 9.362 reclusos.

Estación de lavado de manos de la prisión de Abomey. Foto: PNUD Benín/Elsie Assogba

Capacitación para la reintegración del recluso

“Se dice que nadie conoce verdaderamente una nación hasta que uno no ha estado dentro de sus cárceles. Una nación no debe ser juzgada por la forma en que trata a sus ciudadanos con mejor posición, sino por como trata a los que tienen poco o nada”. — Nelson Mandela

Las Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos, conocidas como Reglas Nelson Mandela, exigen que los reclusos sean empleados activamente durante una jornada laboral normal y que se imparta formación profesional en oficios útiles, especialmente para los reclusos jóvenes.

En la prisión civil de Parakou, se reactivó el taller de tejido con tres nuevas máquinas de tejer, tres nuevas máquinas de coser y 1.200 carretes de hilo de tejer de varios colores. Quince reclusos han recibido formación en costura y tejido. En la cárcel civil de Abomey se ha capacitado a 200 internos en la fabricación de jabón, desinfectante de manos y blanqueador, lo que contribuirá a su exitosa reintegración socioprofesional.

Arriba: en las prisiones civiles, los reclusos de Abomey y Parakou se entrenan en costura y tejido. Fotos: SNU Benín/Yezael Adoukonou

El administrador de la prisión civil de Abomey planea ahora establecer una granja penitenciaria, así como la capacitación a distancia que brindaría a los reclusos habilidades adicionales para su reintegración después de la prisión y para prevenir la reincidencia.

Texto: PNUD Benín/Elsie Assogba

Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store