Nuevas tecnologías para una minería responsable

Las comunidades de Puno buscan realizar una minería de oro libre de mercurio, artesanal y de pequeña escala más responsable con su salud y la del ambiente.

La minería en Puno se caracteriza por ser comunitaria, con una fuerte presencia de cooperativas y asociaciones.

Una Ananea, múltiples realidades

El distrito de Ananea se encuentra al sur del Perú, en la región de Puno, famosa por el Lago Titicaca. Su nombre deriva del quechua “Ananay” que significa “¡Qué bonito!”. En medio de la Cordillera de los Andes, a más de 4610 msnm y con un clima que fácilmente baja a -5°C por las noches, el paisaje de Ananea se mezcla entre la puna altiplánica y el marrón de la tierra removida por la actividad minera de oro predominante en la zona.

Probablemente aquí el lugar más conocido sea La Rinconada que, visitada por periodistas de distintas partes del mundo, retrata los estragos de la extracción de oro. Estragos que ahora las comunidades mineras quieren revertir usando tecnologías libres de mercurio.

La minería en Puno se caracteriza por ser comunitaria, con una fuerte presencia de cooperativas y asociaciones. Según el último Registro Integral de Formalización Minera (Reinfo) del Ministerio de Energía y Minas del Perú (Minem), la región tiene más de 12.500 organizaciones mineras artesanales y de pequeña escala en proceso de formalización.

Entre ellas figura la Cooperativa Minera Oro Sur, en la cual Elvis Macedo es Gerente de Seguridad, Salud Ocupacional y Medio Ambiente desde hace seis años. Puneño y natural de Azángaro, él señala que “el impacto positivo que deja la minería son las utilidades y ganancias económicas que ayudan al desarrollo y progreso de la región”.

“El impacto positivo de la minería por el momento es el desarrollo de la región, pero lo negativo que deja es la contaminación por el uso del mercurio”, explica Juana Quea, presidenta de la Sociedad Minera Oso Polar. Juana es de las pocas mujeres que alza su voz, en un sector predominantemente masculino, ante la necesidad de un cambio en la manera de realizar la minería artesanal y la pequeña minería.

Elvis coincide con ella en que el mercurio es una sustancia tóxica que puede generar un “grave impacto en la salud ocupacional de los trabajadores que lo manejan y en el ambiente”. Asimismo precisa que su uso se da “porque hasta el momento el mercurio no ha sido reemplazado con otra sustancia más efectiva que ayude en la recuperación del oro en la minería”.

Los peligros del mercurio

La minería de oro artesanal y de pequeña escala actualmente es la mayor fuente de emisión y liberación de mercurio en el mundo. Esta sustancia tiene la propiedad de formar amalgamas con el oro, siendo usada con frecuencia para separar y extraer el oro de la roca, arena u otro material en las que se encuentra.

Este metal, catalogado por la Organización Mundial de la Salud como una de las diez sustancias químicas de mayor preocupación a la salud pública, se usa en uno o más de los procesos que requieren la extracción de oro.

En Puno, aún es común la práctica del refogueo al aire libre: la amalgama es calentada para que el mercurio se evapore y quede el oro. Cuando esto se realiza sin usar un mecanismo que atrape el mercurio, como la retorta, se libera una gran cantidad de vapores al ambiente que son inhalados por los mineros. Además, esta sustancia puede transportarse a largas distancias, generando así un ciclo de contaminación que se extiende incluso a comunidades aledañas.

Nuevas tecnologías libres de mercurio

La exposición al mercurio puede reducirse y evitarse con tecnologías alternativas libres de mercurio, sencillas y eficaces. Con la finalidad de acercar estas tecnologías a las comunidades mineras, las iniciativas planetGOLD Perú y GIRH-TDPS han realizado unas pruebas de equipos y tecnologías en el distrito de Ananea.

Ambos proyectos son financiados por el Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM), implementados en el Perú por el Ministerio del Ambiente (Minam), en alianza con el Minem y el apoyo técnico del PNUD. El trabajo en Puno se lleva a cabo en estrecha coordinación con la Dirección Regional de Energía y Minas.

Alrededor de 70 personas asistieron a la reunión inicial y pudieron ver y probar el equipo y hacer preguntas sobre los proveedores.

Se probaron tecnologías gravimétricas como la zaranda vibratoria, mesas gravimétricas y concentradores centrífugos. Estas no requieren mercurio, ya que su funcionamiento se basa en la gravedad y la diferencia de peso entre el oro y los otros minerales que lo acompañan durante su separación.

Estas pruebas metalúrgicas son importantes para elegir los equipos y tecnologías más adecuados a las características de cada yacimiento, permitiendo así optimizar su proceso de producción y reduciendo los impactos ambientales que la labor minera pueda generar.

Hacia una minería responsable

“Se puede demorar la implementación de tecnologías limpias debido a sus costos y a la inversión económica que requiere”, comenta Juana durante las pruebas tecnológicas, “pero lo mejor es abandonar el uso de mercurio”.

La aceptación de los mineros que asistieron a las pruebas de tecnología libre de mercurio es una buena señal. Un cambio que puede generar no solo una mayor rentabilidad para la empresa minera, sino que también permite que se proporcione una fuente de trabajo más segura y limpia a los miles de personas locales cuyo sustento diario para sus familias depende de esta actividad. Un pequeño cambio que promueve la atención ambiental y que puede generar cambios importantes positivos en el desarrollo socioeconómico de la región.

Historia de: Jane Lazarte — Planetgold Perú (PNUD); Edición por: Sally Jabiel; Fotos por: PNUD Perú/Heidi Haeberle

Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store